enseñanza
 
 

José Maria Neves:

Educar por y para la música electroacústica

Temas para la reflexión

1. En las reuniones, congresos y festivales, se está limitado, habitualmente, a discusiones técnicas. Los compositores e investigadores (por lo tanto, los especialistas, los sabios, la elite) buscan en primer término el intercambio de experiencias y la legitimación de su profesión y de sus respectivos grupos. Les es necesario a todo precio ser reconocidos como compositores y como investigadores.

2. En esas reuniones, congresos y festivales, se habla, habitualmente, de cierto producto musical: la obra electroacústica. Pero existe poca preocupación por la finalidad del trabajo creador, que se destina a un público determinado. En relación con la música instrumental tradicional, este público es más subestimado.

3. Los compositores electroacústicos parecen querer mantener la vieja mistificación del acto creador, a la que se agrega la mistificación de la investigación. A la pregunta "Componer, ¿es investigar?", a menudo ya planteada, habría que agregar otra, "Investigar, ¿es componer?" Tanto la investigación como la creación pueden ser ejercidas por todos, si es que los medios les son dados.

4. Los estudios de música electroacústica del mundo entero asumen, además de la creación y la investigación, una vocación pedagógica, orientada generalmente hacia dos direcciones: formación de compositores y formación del público. En los dos casos, la promoción del estudio está en juego y ejerce una fuerte influencia sobre los caminos que se toman. La formación de compositores ocupa siempre una posición privilegiada; para la formación del público, el estudio se limita a menudo a la organización de algunos conciertos o festivales.

5. Es necesario redefinir la investigación y la creación, en el ámbito de la formación de compositores. El compositor electroacústico, ¿será el creador que utilice toda la riqueza de los nuevos medios técnicos y tecnológicos? ¿O el investigador que trata de demostrar la eficacia musical de los nuevos aparatos y sistemas de razonamiento? ¿O la salida será el camino del equilibrio?

6. La necesidad de re-pensar los sistemas de formación de compositores es evidente. ¿Le hace falta al compositor electroacústico un conocimiento técnico profundizado de las técnicas tradicionales de composición (armonía, contrapunto, formas, etc.)? ¿Y una sólida formación general en el dominio de la música tradicional? ¿Le son necesarios conocimientos técnicos y científicos más profundos?

7. En efecto, encontramos entre los compositores electroacústicos dos orientaciones bien diferentes: los de formación tradicional, que ven el instrumental electroacústico sólo como un medio de enriquecer su mundo sonoro (nueva orquesta), siempre más cerca de las estructuras musicales de la tradición que del espíritu de investigación, y a menudo poco audaces e imaginativos en la utilización de este material nuevo, que conocen poco; y, por otra parte, los de formación técnica, que saben realizar su trabajo técnico de manera perfecta, pero a quienes les faltan criterios sólidos de estructuración musical (con referencia, evidentemente, a los criterios de estructuración de la música tradicional).

8. Es cierto que los sistemas tradicionales de formación son ineficaces: los conservatorios y las escuelas de música, que han sido útiles, en cierta medida, para la formación de instrumentistas, no son un núcleo del que surjan creadores interesantes.

9. Debemos pensar, sin embargo, en la desproporción existente entre la cantidad de quienes han sido estudiantes en los grandes estudios de formación y la de aquéllos que continúan practicando la composición electroacústica. ¿Cuáles serían las razones? Falta de interés (quienes buscan esos cursos solamente para tener información acerca del tema) o imposibilidad de proseguir los trabajos (alquiler de los estudios y otras).

10. La formación de compositores se adecúa poco a la realidad: tras un aprendizaje más o menos largo de utilización de un estudio-tipo, los compositores no pueden volver a encontrar estas condiciones de trabajo; y no saben restringirse a condiciones más modestas. La imaginación y la técnica aprendida no se casan fácilmente. Y está además la formidable confusión entre la cantidad y la calidad de los medios disponibles y el resultado final del trabajo. Sólo cuenta la obra, en verdad, y no las condiciones de su realización.

11. No existe todavía un verdadero público de música electroacústica, y no se realiza un gran esfuerzo para formarlo. Para el público de conciertos, la música electroacústica es todavía un producto raro de laboratorio, inexpresivo, incomprensible y difícil de soportar. Para ese público, el binomio comprender y disfrutar es fundamental.

12. Sólo un contacto frecuente con esta música vencerá las barreras: creando el hábito (pero ¿aparecerá necesariamente el disfrute?) y aportando el conocimiento del código que hará posible la comprensión del mensaje.

13. El músico electroacústico, que acumula ya las funciones de creador, de investigador, de inventor, de agente de conciertos y de organizador de festivales, debe asumir íntegramente la función de Educador.

14. Dicho público, para cesar de ser la masa amorfa y pasiva, debe ser despertado en relación con sus propias necesidades expresivas, y puesto en una situación creativa: contacto directo con los sonidos y con el material electroacústico. Viviendo experiencias de creación, con el mínimo de material necesario. este público llegará al conocimiento del lenguaje que él mismo utiliza.

15. La información teórica parece tan ineficaz para la música electroacústica como para la música tradicional. La música debe hablar por sí misma, y la acumulación de datos sobre los procedimientos de construcción utilizados no lleva necesariamente a la comprensión y al disfrute de la obra.

16. A la "cadena de comunicación" habría que agregarle un nuevo elemento: "¿Para qué?". Es decir, significado específico del trabajo creador, función de la obra de arte, elementos vehiculizados por la obra, papel del propio creador en la sociedad. Entre el juego puro y simple y el compromiso claro y eficaz, hay toda una gama de actitudes a ser asumidas por el creador.

17. A pesar de sí mismo, el creador y la obra serán siempre testimonios de un medio ambiente y de una época (aquí y ahora), y llevarán las marcas de una cultura, de una clase, de una orientación político-ideológica. El hombre y la obra están siempre al servicio de una causa.

18. Si bien es cierto que los músicos electroacústicos son todavía parias de la sociedad musical, en lucha contra una clase dominante (los adeptos de la música tradicional), no es menos cierto que buscan derribar esa clase para afirmar su posición en tanto nueva elite.

© 1978, José Maria Neves

Presentado originalmente en las 2èmes Journées d'Étude Internationale des Musiques Électroacoustiques, Bourges, 7/15-VI-1975. Publicado en francés en la revista Faire, Nº 4/5, Bourges, 1977/1978. Traducción de Coriún Aharonián

ir al comienzo

 

enseñanza