sociedad
  
 

Entrevista a Hans-Joachim Koellreutter:

La función del artista en el Tercer Mundo

Por Graciela Paraskevaídis

Graciela Paraskevaídis: Desde siempre empeñado en encontrar nuevos caminos en la música, como compositor, como director, como profesor, como teórico, como organizador, ¿qué momentos de estos largos y arduos caminos transitados en continuado compromiso ético, considera usted significativos?

Hans-Joachim KoellreutterHans-Joachim Koellreutter: Toda fase en la que tuve que enfrentarme con enemigos. Pasé parte de mis años de estudiante en la Alemania nazi. Este es un hecho que naturalmente no dejó de tener influencia sobre mi vida posterior. Me siento como un producto de la reacción ante la educación y formación de aquella época. Tuve un estudio poco sistemático, debiendo trasladarme de un lado a otro, porque militaba políticamente. Por ejemplo, fundé el Círculo de Trabajo para la Música Nueva, en Berlín, una especie de organización de resistencia contra la política cultural del gobierno nacionalsocialista de Hitler y, finalmente, me vi obligado a continuar mis estudios - como pude - en Suiza. Entre mis maestros, fue Hermann Scherchen el que me formó más fuerte y decisivamente, tanto en lo humano como en lo artístico.

Desde 1937, usted no es sólo europeo - alemán - sino también latinoamericano - brasileño -, y ha recibido influencias del Lejano Oriente. ¿Cómo definiría la interacción de estos mundos sobre su forma de pensar y de componer?

Desde que tengo veinte años, mis experiencias en el exterior han marcado decisivamente mi trabajo. Pero tendría que subrayar aquí que nunca estuve en el exterior como turista sino como profesional, y siempre en contacto con colegas y gente joven. Cuando en 1937 llegué a Brasil, traía una gran cantidad de conocimientos y de información que tuvieron su aplicación y su práctica en Brasil. Luego, durante un viaje de conferencias y conciertos en 1953, tomé contacto con la música clásica de la India y con la música medieval cortesana de Japón. Una vivencia que me indujo a pensar sobre el arte en general y sobre la música en particular, de una manera muy diferente de la que tenía hasta ese momento, y que me llevó a modificar de raíz mi trabajo compositivo. Luego viví cinco años en la India y seis en Japón. Estas experiencias fueron muy importantes. La ciencia moderna ha demostrado, mientras tanto, que las ciencias de la investigación han llegado a un concepto del mundo que la mística oriental ya había anticipado hace milenios a través de su forma intuitiva de conocimiento.

Volvamos al Brasil de 1937, al cual llegó como inmigrante escapando del nazismo. En 1939, hace cincuenta años, usted fundó en Rio de Janeiro el Grupo Musica Viva, que nucleó - hasta su desaparición, once años después - jóvenes compositores e intérpretes. ¿Qué objetivos comunes tuvo la existencia de este grupo, en momentos históricos particularmente difíciles (el gobierno populista de Getúlio Vargas y la segunda guerra mundial, entre otros?

En aquel momento, se trató en primer lugar de crear un movimiento progresista que, a través de una actitud crítica, denunciara públicamente la anticuada y anacrónica vida musical. En segundo lugar, se trataba de difundir la creación contemporánea, la música nueva, del momento...

... los dos manifiestos del Grupo, de 1944 y de 1946, lo señalan claramente ...

... y no sólo las obras dodecafónicas de los compositores vieneses, sino música de Stravinski, de Bartók, de Hindemith.

En este sentido, tiene estrechos vínculos con la Agrupación Nueva Música que Juan Carlos Paz [1] fundara en Buenos Aires, coincidentemente, en 1937. ¿Cómo era su trabajo creativo en esos años?

Mis primeras obras, hasta 1939, pertenecen al ámbito tonal. La "Música 1941" para piano aplica la técnica dodecafónica [2]. Luego destruí casi todas las obras compuestas entre 1941 y 1953. Lo que quedó, fue por casualidad. Quizás habría que dejar de componer para el futuro, porque en un mundo en el que todo fluye, una obra de arte creada para la posteridcad actúa como un freno de retención. Pienso que lo que el hombre produce, lo produce para su sociedad, es decir, para la sociedad en la que vive. En 1960, comienzo un nuevo período creativo del que participan conceptos seriales y planimétricos. Bajo "planimetría" entiendo una técnica compositiva para la producción de estructuras básicas de música multidireccional, es decir, de una música que transcurre no necesariamente en forma lineal, digamos de izquierda a derecha, en dirección a lo futuro. Una estructura básica a la que se refieren todas las componentes de la composición. El principio serial juega un papel importante en la planimetría y se aplica fundamentalmente a los parámetros referentes a la frecuencia y la duración.

No sería exagerado decir que "todo el mundo" en Brasil ha estudiado con usted, de una u otra manera. En todo caso, no deja de ser significativo que - entre sus muchos alumnos de toda época - se encuentren compositores y músicos populares.

Entre los estudiantes de música que estudian composición, hay un número considerable de compositores. Dos de mis ex almunas son bien conocidas: Eunice Katunda, también notable pianista, y Esther Scliar, quien lamentablemente falleciera en forma prematura. Ambas artistas desarrollaron un estilo personal, del cual no puede decirse aún en qué medida ha contribuido al desarrollo de la música brasileña. La posición de la mujer en América Latina es totalmente diferente a la de Europa; en muchos sentidos es más independiente y - quiérase o no - más libre. Entre los músicos populares que han pasado por mis clases, están - entre otros - Tom Jobim, creador de la bossa nova ...

... de manera que podemos considerarlo "abuelo" de ese importante y sorprendente momento musical del final de la década de los cincuenta.

... Gaya, Cipó, K-chimbinho, Severino Araújo ...

¿Qué experiencias ha recogido de su trabajo con ellos?

Mis experiencias han demostrado que, sin excepción, los más grandes talentos se encuentran entre los estudiantes que se dedican a la música popular y no entre los que se ocupan de la así llamada música culta. Los primeros son más libres, más desprejuiciados y más musicales.

¿Qué significa ser artista creador en el mundo de hoy?

Una de las tareas más importantes del artista de nuestro tiempo es difundir las grandes ideas que marcan nuestra época y ayudar a que se tome conciencia de ellas. Estas ideas pueden ser filosóficas, religiosas, científicas y también políticas. Con esto quiero decir que el artista de nuestra época, a través de su arte, debería estimular en el oyente o espectador la reflexión sobre estas ideas y su discusión.

¿Y el artista creador en el Tercer Mundo?

En el fondo, es lo mismo. Sólo que ser artista en el Tercer Mundo significa, a mi entender, contribuir al surgimiento de una conciencia en la que las culturas tercermundistas se sientan comprometidas tanto con su tradición como con el moderno mundo tecnológico. Un tema que está ocupando mucho a la juventud de América Latina. Y América Latina es parte del Tercer Mundo. La integración de los valores culturales es decisiva para la sobrevivencia de la cultura y la civilización humana en su totalidad. No debemos permitir que el abismo que existe entre las civilizaciones creadas por nosotros y nuestro comportamiento interhumano se agrande permanentemente. Se trata de encontrar el valor y la fuerza para una nueva forma de vida. Una forma de vida que no puede ser concebida sin una reorientación de nuestro pensamiento y sin renunciar a lo tradicional. Despertar esta problemática en la conciencia del hombre es, con seguridad, una de las tareas más importantes del arte de nuestro tiempo. Y todos los problemas estéticos y educativos de la música deberían considerarse bajo este punto de vista. En el Primer, en el Segundo y en el Tercer Mundo.

© 1989 by Graciela Paraskevaídis

[1] Juan Carlos Paz (Argentina, 1897-1972), compositor, teórico, docente y crítico musical, es el introductor, en 1934, de la técnica dodecafónica en la Argentina. Koellreutter lo es en Brasil. retroceder
[2] El dodecafonismo de la época en América Latina es bastante heterodoxo y debe entenderse más bien como opción ética y estética, de enfrentamiento con los falsos nacionalismos del momento. retroceder

Hans-Joachim Koellreutter: Biografía

  

ir al comienzo
 
puntos de vista